top of page
Search

Quiero enseñar español en Estados Unidos y no sé por dónde comenzar

Updated: Mar 30

Consejos útiles para dar el primer paso en la enseñanza del español a extranjeros.


Yo misma me enfrenté con esta pregunta hace muchos años cuando comenzó a rondar en mi cabeza la idea de dar clases de español. Lo veía como una posibilidad, porque, en mi criterio sería muy fácil hacerlo. Yo creía cumplir con el requisito más importante, hablaba muy bien el idioma. Pensaba que por haber terminado una carrera universitaria en México, tener una buena educación y un buen léxico me hacía el candidato ideal para dar clases. (Estoy segura de que más de uno habrá pensado igual que yo.) Y por supuesto, esos son puntos a favor, pero no es suficiente. Es solo el comienzo.


Como en cualquier proceso necesitamos ir engranando las partes para que funcionen como un todo. Voy a poner otro ejemplo usando otra asignatura para ilustrarlo, las matemáticas. Todos, o la gran mayoría, sabemos resolver operaciones básicas, pero no creo que nadie habrá siquiera considerado ser maestro solo por saber sumar y restar; o alguien que canta bonito no estará pensando en dar clases de vocalización. Pues lo mismo pasa con la ciencia, la agricultura, la informática, la psicología, etc. No te hace un profesionista el hecho de tener ciertas habilidades en una materia, el proceso pedagógico necesita muchas más herramientas. Habrá ciertos trabajos que requieran menos conocimientos y menos preparación, pero no es el caso de la enseñanza del español ni de ningún otro idioma.


Mi intensión al comenzar el artículo de esta manera no es desanimarte; sino todo lo contrario, es orientarte a que emprendas con éxito tu camino profesional en este ámbito. Quiero ayudarte a crear una imagen completa con pros y contras; guiarte para que tomes decisiones correctas, y para ello, vamos a ir desentrañando las ideas gradualmente, como si estuviésemos quitando las capas de una cebolla. Por consiguiente, para entrar en materia te dejo sobre la mesa la primera pregunta:


¿Por qué quieres enseñar español? ¿Qué te motiva?


Las respuestas pueden ser varias, van desde querer tener un ingreso extra, porque quieres cambiar de rubro, porque te gusta la docencia, porque has escuchado que se gana mucho dinero y muy fácilmente, porque ser maestro de español es muy fácil, porque no necesitas inglés, en fin, las razones pueden ser muchas. Algunas son ciertas, otras no tanto, lo cierto es, que son individuales en cada uno. Por eso te aliento a que las reflexiones bien y seas congruente en tus criterios.

Niños estudiando español con su profesor

Determinar tu nicho ¿A quién le quieres enseñar?


Si lo que tu deseas es trabajar en una escuela, entonces tendrías que asesorarte directamente con alguna universidad para que te indique el proceso de certificación docente, en otras palabras, cómo obtener tus credenciales “Teacher credentials”. Esta la necesitas para enseñar desde nivel primaria hasta preparatoria en todos los distritos escolares, con excepción de algunas escuelas chárter o privadas que no lo solicitan. Estamos hablando de California, otros estados de la nación puede que tengan requisitos diferentes.


Si lo que quieres es dar clases privadas o tutorías, entonces no necesitas ningún tipo de certificación; sin embargo, sí necesitas conocimientos. Volvemos a lo mismo, hay que prepararse y preparase bien. Si tienes experiencia en el área de la educación ya tienes una parte cubierta, lo que te falta es orientarte en la materia. Si tienes buen léxico, pero no eres tan sobresaliente en la gramática ni en la ortografía, enfócate entonces en enseñar a niños pequeños. De kínder a cuarto grado es un buen rango de edad para comenzar. No te recomiendo que ofrezcas tus servicios ni como tutor ni como docente en niveles más altos porque la gramática del español es compleja, y eventualmente te va a perjudicar, perderás credibilidad y no vas a tener el éxito que quisieras.


Enseñar español en cualquier nivel requiere de un gran compromiso, preparación y desarrollo del talento por parte del docente. Si decides trabajar con niños porque crees que es la opción más fácil, ten en cuenta que no por ser pequeños significa que no merecen una buena enseñanza, con buenos materiales, con buenas dinámicas, con un instructor líder que lleve la clase con precisión y agrado. La vocación y la pasión por la educación no debería demeritarse porque nuestros alumnos son niños. La exigencia es la misma.


¿Cómo vas a enseñar, en línea o presencial?


Comienza también a definir si tus clases serán virtuales o presenciales. Puedes ofrecer las dos, eso dependerá de ti, de tus capacidades, del tiempo del que dispongas, y de tu organización. Para los cursos en línea tienes que determinar qué plataforma de videoconferencia vas a usar para conectarte con tus alumnos en vivo: Zoom, Google meet, Skype, otra ¿Qué tipo de recursos digitales vas a utilizar? existe una extensa lista para considerar: pdfs, videos, libros digitales, juegos, redes sociales, entre otras (ya ampliaremos más este tema en otro artículo).


¿Dónde comenzar a enseñar?


Si no te sientes capaz de liderar tu propio proyecto de enseñanza de español, puedes considerar trabajar para alguna empresa o escuela primero. Es la mejor forma de adquirir experiencia, ya luego, poco a poco irás buscando tus propios clientes. Yo comencé en una compañía que ofrecía talleres a los niños después de escuela. Para mi fue una base excelente porque el compromiso y la exigencia eran muchas; me hizo replantearme todo, desde mis habilidades hasta mi deseo de ser maestra de español. Es ahí donde me di cuenta de que no podría tener éxito si no me capacitaba. Empápate lo más posible de información de valor, aprende a identificar y a seleccionar las empresas serias. Busca emplearte con alguna y aprende de ella.


Descubre y fortalece tus talentos


Si ya tienes claro el para qué o el por qué quieres enseñar español, lo siguiente es valorar tus conocimientos en algunas áreas concretas. Es importante que diferencies tus fortalezas y tus debilidades. Con debilidades no me refiero a que son obstáculos infranqueables; al contrario, significa que son áreas de oportunidad. Son esos campos en los que tienes menos conocimiento o dominio, y tienes que trabajar en ellos. Es necesario leer, actualizarte, saber de metodologías, investigar aquello que no sepas sobre la adquisición de idiomas y mejorar tus procesos de enseñanza-aprendizaje.


Cuestionario de avaluación

Seguramente estarás ansioso por comenzar; no obstante, antes de lanzarte a ciegas a dar clases te recomiendo que planifiques. Con la información que ya leíste en los párrafos anteriores, haz una lista de procedimientos que incluya: a quién le vas a enseñar, dónde, cómo y cuándo. Contesta la siguiente lista de preguntas clave que te ayudarán a organizar tus ideas. Podrás determinar tu nicho y evaluar, de manera general, tus conocimientos en ciertas áreas. Contesta SI o NO a cada una de ellas. Recuerda que tenemos la enseñanza del español como objetivo.


1. ¿Quieres dar clases privadas?

2. ¿Quieres ser docente en una institución educativa?

3. ¿Quieres dar clases virtuales?

4. ¿Quieres dar clases presenciales?

5. ¿Quieres dar clases a niños?

6. ¿Quieres dar clases a adultos?

7. ¿Has trabajado con niños?

8. ¿Alguna vez has tomado o impartido una clase en línea?

9. ¿Sabes las reglas gramaticales y tienes buena ortografía en español?

10. ¿Tienes experiencia en el área educativa?

11. ¿Conoces de metodologías o enfoques educativos?

12. ¿Sabes usar las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en el aula?


Unas buenas bases fidelizan a tus clientes


Tienes que ser honesto contigo mismo, y lo digo para prevenir que te metas en situaciones complicadas en un futuro, y para que tu negocio crezca, porque esa es la finalidad. No ofrezcas un servicio que no eres capaz de dar con un cien por ciento de calidad. De esto depende, en parte, que tengas alumnos leales. Esos que seguirán contigo por largo tiempo, y tal vez recomienden tu trabajo con otras personas. Está fue la forma como yo logré independizarme de la empresa en la que trabajaba. Las familias comenzaron a pasar la voz de mis servicios y de a poco fui haciéndome de una cartera de clientes más grande. Eso no lo vas a lograr si tus clases están mal planificadas, con pocas actividades didácticas o materiales educativos pobres. Si no tomas a conciencia que enseñar español requiere preparación y dedicación lo que vas a tener son lo que yo llamo “estudiantes golondrinos” aquellos que llegan, toman unas cuantas lecciones, se van, y nunca regresan.


Son muchos aspectos que considerar, pero no te agobies antes de empezar, mejor prepárate bien. Analiza tus opciones, tu tiempo y tus capacidades. Si en este momento ya te sientes capaz de ir armando tu oferta de cursos, adelante, luego paulatinamente irás agregando clases nuevas conforme te vayas capacitando más. No tienes que esperar a tener una escuela montada para empezar. Yo comencé con dos estudiantes por semana, dos horas de trabajo nada más. Después fui sumando alumnos y experiencia. Para mí fue un proceso lento, tal vez para ti lo sea más rápido


Una recomendación final es que seas paciente pero constante en tu trabajo, no quieras abarcar todo desde el inicio. Haz un plan de actividades y comienza con lo que sea más favorable para ti en este momento. Tienes que disfrutar el proceso, de ti depende hacer de la enseñanza del español un proceso agradable, para ti y para tus alumnos.

Este es un tema que da para mucho más, es tan amplio como interesante, y lo seguiré desarrollando en unos próximos artículos, de momento tu tarea es ir planteando tu estrategia para dar cursos de español.

Te espero en mi próxima entrada con más consejos útiles para profesores de español. ¿Tienes alguna pregunta o inquietud acerca de las clases de español como lengua extranjera? Cuéntame y te ayudo a resolverlas.

contact@contigospanishlearning.com

21 views0 comments

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page